SHAVUOT

Una gran alegría envuelve a la festividad de Shavuot (Fiesta de las semanas) para el pueblo judío, pues toda su atención se enfoca en la preciada Torah (Instrucción del Eterno), la cual se estima mucho más valiosa que el oro o las joyas y riquezas de esta vida. Se celebra el 6 de siván, desde el atardecer del día 5, al final de la cuenta del omer, es decir, siete semanas después (en realidad, 50 días) desde el primer día de Pésaj. Se conoce también como Shelóshet Haregalim, nombre dado a las tres festividades judías de Pésaj, Shavuot y Sucot, grandes celebraciones de peregrinaje de la antigüedad. Una gran belleza envolvía a esta celebración pues todos los judíos de cualquier ciudad, tenían la obligación de migrar a Yerushalaim e ir al templo. Por las calles desbordaba el alborozo de la conmemoración de la entrega de la Torah. Y ese gozo insondable permanece hasta nuestros días por haber dado Hashem la revelación de la Torah en el monte Sinaí, incluso, los judíos leen toda la noche la instrucción del Eterno. En Shavuot se lee el Libro de Ruth en la sinagoga y su lectura se acompaña de diversas canciones litúrgicas relacionadas con los preceptos recogidos en la Torá. Es una tradición comer productos lácteos. Muchas familias celebran comidas especiales a base de los numerosos productos derivados de la leche con los que uno puede deleitarse en Israel. Asimismo, hay una connotación agrícola, pues también se le denomina Fiesta de las Cosechas y Fiesta de los Primeros Frutos (Bikurim), en evocación a la costumbre de traer ofrendas al Templo Sagrado con los primeros frutos de la cosecha y los primeros animales nacidos en los rebaños. Que la belleza de la Torah bendiga sus vidas.